Compártelo
Vida Sana

Anacardo: el gran desconocido

Cuando estamos delante de una bandeja de anacardos es difícil aguantar la tentación. Se empieza comiendo uno, después otro, y cuando te has dado cuenta no queda ninguno a la vista. Por suerte, se trata de un alimento con muchas y excelentes valores nutricionales, y cada día se está popularizando más y más.

Pero empecemos por lo básico, vamos a hablar un poco de él. Se trata de un fruto seco de cáscara dura de unos 3 cm de longitud. Aunque, la mayor curiosidad de éste, es que es una extensión de una rama de árbol que se desarrolla hasta formar un gran pseudo-fruto carnoso, de color amarillo, que también puede consumirse.

Si hablamos de sus propiedades, lo que recomiendan los expertos son raciones de 30 gramos, que viene a ser unos 20 anarcados. Esta ración recomendada por los expertos aporta unas 172 calorías,14 gramos de grasa, 5 de proteína y 1 de fibra. Esto nos permite observar el gran valor nutricional que aporta este fruto seco dentro de una dieta.

Con estos datos podemos ver que su cantidad total de grasas malas es menor que en la almendras o las nueces, mientas que su proporción de grasas sanas es mayor que la que se puede encontrar en los cacahuetes, los pistachos o los piñones.

Si hablamos del anacardo también debemos hablar de todo el cobre y el magnesio que se encuentra en él, dos minerales que escasean en las dietas de muchas personas.

Además, el anacardo también posee grandes cantidades de hiero, zinc o fósforo.

anacardos-desconocido

En este momento se puede empezara hablar de los beneficios del anacardo:

Baja el colesterol y los triglicéridos

Este fruto seco ayuda a controlar el colesterol y los triglicéridos, disminuyendo el riesgo de sufrir problemas cardíacos. Varios estudios han demostrado que disminuye el riesgo un 37% en estas posibles enfermedades.

Músculos y huesos más sanos

Los anacardos son una fuente de magnesio, mineral que se encuentra de manera destacada en los huesos, aunque también ayuda al buen estado del sistema nervioso y de los músculos. Por lo tanto, el anarcado es perfecto para ayudar a cuidar los huesos y músculos.

El anacardo en la cocina

Una vez recogidos, los anarcados deben de cocerse al vapor para neutralizar todos los elementos irritantes que se pueden encontrar en las cáscaras. Una vez hecho esto se pueden freír ligeramente para que sean más crujientes y sabrosos.

Los anarcados están cogiendo peso en diferentes tipos de cocinas, como son la cocina vegana, esto es debido a su sabor tan particular. De la misma manera que se mezclan muy bien con especias como la pimienta, u otros ingredientes como el coco o el jengibre.

También se utilizan mucho para platos cuya base está compuesta por arroz basmati, cuscús, muy propios de la cocina india.

Un ejemplo de una receta de cuscús con anacardos