Compártelo
Fiestas, Recetas, Vida Sana

Frutas deshidratadas, la tradición de Navidad.

Es una tradición muy extendida durante la época de Navidad incluir en nuestros menús y en nuestras despensas todo tipo de dulces típicos de navidad como los mazapanes, polvorones o el turrón.

Hoy os queremos hablar sobre otro tipo de “dulces típicos” de navidad mucho más naturales, nos referimos a los frutos deshidratados de navidad, en esta ocasión os contamos todo lo que debéis saber sobre los orejones, los dátiles y las ciruelas pasas, además de daros unas dulces recetas con las que triunfareis estas navidades.

Orejones:

Los orejones son el resultado del secado del melocotón y del albaricoque y al contrario de lo que podáis estar pensando, los orejones presentan muchos más beneficios secos que al natural, ya que al deshidratarse pierde casi la totalidad del agua, esto supone el incremento de nutrientes al crecer su densidad nutricional. Esta fruta deshidratada posee muchos beneficios para nuestra salud siendo un concentrado natural de hidratos de carbono, hierro, potasio, vitaminas y minerales.

Os dejamos con una receta en la que podéis incorporar estos tradicionales frutos y disfrutarlos esta navidad.

Pastelitos dulces de orejones y calabaza

Ingredientes:

  • 50g orejones
  • 1/2 tazaagua hirviendo
  • 250 gcalabaza
  • 225harina de trigo común
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • ½ cucharaditabicarbonato de sodio
  • 1 cdacanela en polvo
  • 1 pizcasal
  • 225 gazúcar
  • 2huevos
  • 60 gmantequilla derretida
  • 1 cdaazúcar glas

Pasos a seguir:

  1. Cubrir los orejones con agua hirviendo y dejarlos en remojo media hora. Triturarlos con la licuadora junto con el agua hasta obtener un puré.
  2. Hervir la calabaza pelada durante 15 minutos aproximadamente. Escurrir y aplastar la calabaza cocida hasta obtener un puré que dejaremos reposar a temperatura ambiente.
  3. Mezclamos a parte la harina, el bicarbonato, la canela, la sal y el azúcar, batimos bien hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Vertemos la mezcla y horneamos durante 30 o 40 minutos.
  5. Tras dejar enfriar el bizcocho desmoldamos y los cortamos en cuadrados medianos, para finalizar espolvoreamos azúcar por encima.

Dátiles:

Los dátiles son un fruto que proceden de la antigua Mesopotamia y crecen en las palmeras datileras, este dulce fruto posee una numerosa cantidad de beneficios entre los que se encuentran el fortalecimiento delos huesos, los beneficios para nuestro corazón además de ser ricos en hierro y fibra. Os dejamos con una receta muy dulce y sencilla en el que el dátil es el protagonista.

Dátiles con dulce de leche y nueces.

Ingredientes:

  • Dátiles
  • Nueces
  • Dulce de leche casera
  • Cacao en polvo

Preparación:

  1. En primer lugar vamos a preparar la leche condensada casera, para ello vamos a utilizar una lata entera de leche condensada. Para prepararlo ponemos la lata en una olla cubriéndola totalmente de agua, la hervimos durante 60 minutos y la abrimos cuando esté totalmente fría (es preferible hacer este paso un día antes)
  2. Abrimos los dátiles por la mitad con un cuchillo y con la ayuda de una manga pastelera incorporamos el dulce de leche casero a lo largo del corte en el dátil,
  3. Para finalizar colocamos una nuez partida en el interior y espolvoreamos el cacao.

Ciruelas pasas:

Las ciruelas pasas proviene del secado de las ciruelas, tras su secado cabe destacar que mantiene intactas todas sus propiedades. Las ciruelas pasas son una fuente natural de energía debido a su alta concentración de carbohidratos y glucosa, son cinco veces más ricas en fibra que las naturales, son un antioxidante natural por su alta concentración en magnesio. Y para finalizar os dejamos con una rica receta para un bizcocho.

Bizcocho de yogurt y ciruelas pasas.

  • 200 gramos harina
  • 2 yogures de fresa
  • 1 puñado frutos secos
  • 1/2 vaso azúcar
  • 1/2 vaso aceite de girasol
  • 1 chorrito leche
  • 10 ciruelas pasas
  • Una pizca de sal
  • 3 huevos
  • 1/2 sobre bicarbonato sódico

Preparación:

  1. En primer lugar tamizamos la harina junto con el bicarbonato.
  2. Continuamos batiendo todos los demás ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Añadimos la harina a la mezcla poco a poco y batimos de nuevo.
  4. Añadimos los frutos secos y mezclamos de nuevo.
  5. Vertimos el contenido en un molde y horneamos durante 20 minutos a 200 grados. Cuando esté terminado esperamos a que enfrié un poco y servimos.