Compártelo
Recetas, Sin categorizar, Vida Sana

Los frutos secos y sus beneficios

Según el último estudio de la organización mundial de la Salud (OMS), en España se consume una media de 6 gramos de frutos secos por día y persona, algo que sin duda está muy alejado de la media de entre 30 y 100 gramos diarios que habrían que consumir según esta misma organización. Esto es una indicación, ya que el consumo depende en gran medida del tamaño, actividad y edad de las personas.

Aún con todo, estos números indican que los españoles debemos de consumir muchos más frutos secos de los que consumimos habitualmente, y la verdad es que no es algo que debiera de ser muy difícil, ya que la gran ventajas de los frutos secos está en su amplísima variedad, ya que tenemos: almendras, pistachos, nueces, castañas, cacahuetes, anacardos o avellanas.

Todos estos frutos son los llamados “naturales”, es decir, aquellos frutos secos que no tengan coberturas de sal o de azúcar, chocolates o ningún otro tipo de añadidos o aditivos, ya que de esta manera sus efectos beneficiosos se verían neutralizados.

Ahora vamos a detallar todos los beneficios que tiene el comer frutos secos:

  • No engordan

Todos tenemos en nuestra cabeza que los frutos secos engordan, pero diversos estudios científicos han demostrado que los frutos secos no tienen relación directa con el aumento de peso de las personas, de igual manera que no tienen incidencia en la pérdida de peso en las personas que están a dieta.

Un último estudio realizado en la Unión europea se ha demostrado que la ingesta de frutos secos evita el aumento de peso y previene la obesidad; esto se debe a la elevada presencia de fibra vegetal y al hecho de que los frutos secos hacen que el metabolismo basal se vea aumentado.

  • Son sustitutivos de comidas menos saludables

Se ha demostrado que todas aquellas personas que comen frutos secos en lugar de alimentos menos sanos, esto se debe a su alto contenido en fibra y a un efecto psicológico producido por tener consciencia de estar comiendo sano.

  • Son alimentos saciantes

La mayor parte de los frutos secos tienen un efecto saciante en las personas, es decir, hacen que se sientan mucho más llenas y que, por tanto, no tengan la necesidad de comer más.

Además, con su aporte en proteína vegetal de calidad hace que el metabolismo se obligue a trabajar mucho más durante la digestión, ayudando a tener una sensación de pesadez y evitar que queramos seguir comiendo cualquier otro tipo de comida

  • Son una gran fuente de grasas naturales

Como diversos estudios ya han demostrado, los frutos secos son un alimento que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares; esto en gran parte se debería a su contenido en grasas naturales insaturadas, del tipo Omega 3, como Omega 6 y Omega 9, que actúan sobre el llamado colesterol malo.

  • Alto aporte en vitamina B

La mayor parte de frutos secos presenta en su composición la mayor parte de la gama de vitamina B, por lo que son especialmente recomendados para personas con carencias de esta vitamina.

  • El envejecimiento celular se retrasa

Hay dos frutos secos, como son las almendras y las avellanas que son ricas en tocoferol, un potentes antioxidante que permite que las células de nuestro cuerpo tengan un proceso de envejecimiento mucho más lento, ya que las protegen de la acción del oxígeno.

Con esto terminamos la lista de los principales beneficios que tiene el comer frutos secos, una vez visto todo esto, ¿a qué esperáis para empezar a incluirlos en vuestra dieta?