Compartir
Consejos, Recetas, Vida Sana

Cremas vegetarianas de frutos secos

Las cremas vegetarianas son una alternativa nutritiva a la mantequilla, cremas de queso, chocolate o similares que son poco saludables con alto contenido en azúcar y aditivos.

Los frutos secos suelen utilizarse para mejorar el sabor de muchas recetas o simplemente para tomarlas a media mañana o en las meriendas. De esta manera, nace una nueva alternativa de tomar frutos secos, incluyéndolos en cremas. Así, podemos tomar grasas de forma saludable sustituyendo las cremas de grasas saturadas.

A partir de diferentes tipos de frutos secos se extraen sus aceites para crear estas deliciosas cremas. Pueden ser dulces, saladas o del sabor que tu elijas, ya que todo dependerá de los ingredientes que se utilicen. Son una alternativa saludable a la hora de preparar bocadillos, aperitivos, meriendas con amigos… También se puede utilizar para la repostería vegana, para darle ese toque cremoso libre de productos de origen animal.

cremas vegetarianas

 

¿Puedo prepararlas en casa?

¡Claro que sí! Mucho más buenas, rápidas y baratas.

Elaborar una crema vegetariana casera es mucho más nutritiva que las que compramos habitualmente en los supermercados. Pues, conocemos todos los ingredientes que le añadimos y eso nos da mucha más confianza a la hora de ingerirlo, además de poder preparar la cantidad que queramos. Aunque es cierto, que hoy en día la gente no tiene tiempo para cocinar, por lo que suelen elaborar sus comidas la noche anterior o comprar platos pre-cocinados.

Nosotros queremos facilitarte la vida. Por eso, te dejamos una receta rápida y sabrosa para preparar tu propia crema vegetariana de frutos secos.

 

Ingredientes:

  • 400 gramos de frutos secos (nueces, avellanas, almendras y anacardos, o cualquier fruto seco que desees añadirle)
  • 1 pizca de vainilla en polvo
  • 1 pizca de sal
  • Opcional: cucharada de aceite de oliva virgen extra

 

Preparación:

  1. Tuesta los frutos secos en el horno a 180 grados con calor arriba y abajo durante unos 10 minutos, por supuesto estando pendiente para que no se quemen. Otra opción puede ser remojar los frutos secos previamente para después secarlos en el horno.
  2. Una vez tostados los frutos secos, añádelos en la batidora y tritúralos hasta conseguir una textura cremosa y sin grumos. Ten en cuenta que la batidora tiene que tener la potencia suficiente para facilitarte el proceso. Si te cuesta sacar el aceite de los frutos secos, te puedes ayudar de una cucharada de aceite de oliva virgen extra, así será más sencillo.

    Cabe decir, que tanto el remojo como el tostado de los frutos secos mejoran la biodisponibilidad de los frutos secos. Es decir, nuestro cuerpo tiene más capacidad para absorber los nutrientes de los frutos secos estando tostados o remojados y secados en el horno.

  3. Luego de conseguir la crema con la consistencia que necesitamos, vierte la crema en un termo hermético y métela en la nevera para que quede fresquita.
  4. Para finalizar el proceso, ya enfriada la crema vegetariana, podemos añadirle unos pocos de frutos secos a modo de decoración. Y estará lista para chuparse los dedos.

¿A qué es fácil? ¡Esperamos que te guste esta cremosa receta vegetariana de frutos secos!